Usted está aquí: Inicio > Unidad de Igualdad de Género

ESPACIO JUDICIAL


MECANISMOS ALTERNATIVOS DE SOLUCIÓN DE CONTROVERSIAS: UNA FORMA MODERNA Y ADECUADA DE ACCEDER A LA JUSTICIA EN TLAXCALA. (Segunda parte)

Es innegable que con la proliferación de los Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias (MASC) nos encontramos frente a un cambio de paradigma en la forma en que se resuelven los conflictos en sociedad, cambio que está siendo objeto de reconocimiento paulatino por los propios órganos jurisdiccionales, pero que también está enfrentando algunos obstáculos en su consolidación. Veamos el sustento de esta afirmación.

 

Es importante recordar que a inicios del presente siglo en México cuando se hablaba de mediación y de conciliación había voces que calificaban a estas figuras como inconstitucionales pues se partía de la premisa errónea de que eran un obstáculo para acceder a la justicia ordinaria la cual no debía ser condicionada bajo ningún supuesto.

 

Pues bien, con las reformas y adiciones a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos del año 2008 por las que se estableció en nuestro país un nuevo sistema de justicia penal acusatorio y oral, los MASC alcanzaron rango constitucional mediante su incorporación en el cuarto párrafo del artículo 17 que es del tenor siguiente: “… Las leyes preverán mecanismos alternativos de solución de controversias. En la materia penal regularán su aplicación, asegurarán la reparación del daño y establecerán los casos en los que se requerirá supervisión judicial…”

 

Incluso, en la exposición de motivos de la citada reforma a la Constitución se señaló que los MASC "… son una garantía de la población para el acceso a una justicia pronta y expedita ..., permitirán, en primer lugar, cambiar al paradigma de la justicia restaurativa, propiciarán una participación más activa de la población para encontrar otras formas de relacionarse entre sí, donde se privilegie la responsabilidad personal, el respeto al otro y la utilización de la negociación y la comunicación para el desarrollo colectivo".

 

A partir de ello, es claro que nuestra Constitución reconoce expresamente como un derecho humano el acceso a los MASC el cual no se contrapone con el derecho de acceso a la jurisdicción del Estado, ya que ambos se establecen en un mismo plano constitucional, gozan de la misma dignidad y tienen idéntica finalidad, esto es, solucionar las controversias. En estos términos se ha pronunciado el Poder Judicial Federal a través de los Tribunales Colegiados de Circuito, en la tesis aislada de rubro ACCESO A LOS MECANISMOS ALTERNATIVOS DE SOLUCIÓN DE CONTROVERSIAS, COMO DERECHO HUMANO. GOZA DE LA MISMA DIGNIDAD QUE EL ACCESO A LA JURISDICCIÓN DEL ESTADO”.

 

Con lo señalado hasta ahora no hay duda que estos mecanismos gozan de reconocimiento en nuestro sistema jurídico, no obstante, vale la pena señalar que para que funcionen de manera óptima como formas adecuadas de resolver disputas se requiere superar algunos obstáculos que señalaré de manera breve.

 

Uno de ellos tiene que ver con la resistencia al cambio que generalmente acompaña cualquier innovación en la forma tradicional de hacer las cosas, en el caso que nos ocupa la solución de los litigios.

 

¿A qué se debe esto? Fundamentalmente a la falta de formación jurídica en MASC, pues durante años la preparación de los futuros profesionales en las Universidades y escuelas de derecho se ha centrado en resolver disputas únicamente ante los tribunales mediante la tramitación de procesos que generalmente concluyen con una sentencia en la que el juez determina quien es el vencedor y quien el vencido. Sentencia que, por cierto, no garantiza en sí misma que se vaya a cumplir de manera voluntaria y en el corto plazo sino que, como es sabido por todos, la etapa de ejecución es quizás la más tortuosa y duradera de las que componen el proceso judicial.

 

Otro aspecto a considerar es que la mayoría de los abogados litigantes, se formaron profesionalmente sin haber cursado materias relacionadas a los MASC, no por falta de interés sino porque no formaban parte de sus planes y programas de estudio. Así las cosas, salvo honrosas excepciones de colegas que han adquirido conocimientos en la materia mediante cursos, seminarios, diplomados o bien mediante la práctica, puede afirmarse que todavía en el foro se presenta con frecuencia un desconocimiento de estos mecanismos y de sus múltiples ventajas.

 

Afortunadamente, en los años recientes en nuestro país y en nuestro Estado, las instituciones de educación superior y las autoridades en la materia han tomado conciencia de la actualidad y necesidad de los MASC así como de su importancia en la formación jurídica y, a partir de ello, han venido incorporando en los planes y programas académicos asignaturas como teoría del conflicto, introducción a los MASC, negociación, mediación, conciliación y arbitraje, por señalar solamente algunas de las más relevantes.

 

Esto es alentador pues permitirá en el mediano plazo, contar con profesionales del derecho sensibilizados a la justicia alternativa, capaces de informar éticamente a sus clientes que tienen a su alcance distintas opciones reconocidas por la ley para resolver su disputa, contribuyendo así a propiciar una sociedad con mayor tendencia a la convivencia pacífica y abierta a la construcción de acuerdos.

*DR. HÉCTOR MALDONADO BONILLA.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

* Magistrado Presidente de la Sala Penal y Especializada en Administración de Justicia para Adolescentes del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Tlaxcala y Profesor del Departamento de Derecho de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).


MECANISMOS ALTERNATIVOS DE SOLUCIÓN DE CONTROVERSIAS: UNA FORMA MODERNA Y ADECUADA DE ACCEDER A LA JUSTICIA EN TLAXCALA. (Primera parte)

La solución de conflictos ha evolucionado a lo largo de la historia de la humanidad, hemos transitado desde formas primitivas en que se hacía justicia por propia mano hasta el surgimiento de modelos en los que la intervención del Estado a través de los tribunales se había considerado como la única forma para ello. No obstante, esta forma tradicional de resolver los litigios ha generado una sobrecarga de asuntos en los tribunales, una impartición de justicia con dilaciones, lo que ha incidido en una percepción de insatisfacción y desconfianza por parte de los justiciables. Esta es una realidad a la que se han enfrentado prácticamente todos los poderes judiciales del mundo.

 

El problema resulta complejo y requiere atención inmediata pues no debe perderse de vista que el acceso a la justicia es un derecho humano reconocido y garantizado tanto a nivel constitucional como en los tratados internacionales pero que requiere de efectividad.

 

Ante ello, desde finales de los 90´s en nuestro país, empezó a gestarse un movimiento tendiente a solucionar los conflictos de una forma más rápida, integral y efectiva en comparación con el litigio ante los tribunales. Fue así como empezó a hablarse cada vez con mayor frecuencia de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias (MASC), se expidieron las primeras leyes estatales en la materia y se crearon centros especializados de mediación y conciliación en su mayoría dependientes de los propios poderes judiciales locales.

 

Los MASC, como comúnmente se les identifica, se caracterizan por su voluntariedad, confidencialidad, equidad, imparcialidad, neutralidad, celeridad, oralidad, legalidad y simplicidad. Esto significa que las partes interesadas son las dueñas no solo del conflicto sino también de su solución. Por lo que de manera voluntaria acceden a ellos y deciden someter sus diferencias a un tercero imparcial que se va a encargar de facilitar el diálogo para que de manera confidencial, segura, ágil y efectiva construyan el acuerdo que ponga fin a la controversia.

 

Es muy importante señalar que si el procedimiento resulta exitoso y las partes alcanzan un acuerdo – lo que sucede en más del 70% de los casos - éste tendrá los mismos efectos de una sentencia que será  igualmente exigible. Las ventajas de estos procedimientos no adversariales son múltiples, no obstante se destaca su menor duración, menor desgaste para las partes y que el índice de cumplimiento voluntario de los convenios es muy alto, superior al 90% de los asuntos.

 

La proliferación de los MASC es cada vez mayor y prácticamente se puede acceder a ellos en todas las materias, esto es, para tratar asuntos civiles, mercantiles, familiares y penales principalmente. Estos últimos, se encuentran previstos en la Ley Nacional de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias en materia Penal, misma que resulta aplicable en todo el territorio de nuestro país. Por otra parte, en nuestro Estado, los MASC son una realidad pues gozan de reconocimiento constitucional local como un derecho de los tlaxcaltecas, aunado a que desde febrero de 2016 están regulados por la Ley de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias del Estado de Tlaxcala en las materias civil, mercantil y familiar.

 

Ante este panorama, el Poder Judicial de nuestro Estado, con total y absoluta seriedad ha asumido como una prioridad institucional el fortalecimiento de los MASC, pues hemos reconocido que se trata de una vía expedita que facilita el acceso a la justicia cotidiana y del pilar en que descansa buena parte del éxito del nuevo sistema de justicia penal.

 

Ello ha sido posible gracias a la sensibilidad de la Magistrada Presidenta Elsa Cordero Martínez y de la mayoría de mis compañeros magistrados, quienes de manera atenta han escuchado y atendido las voces de quienes impulsamos esta forma moderna y adecuada de resolver los litigios y han sido el conducto para que tanto en el Pleno del Tribunal como en el Consejo de la Judicatura se tomen decisiones tendientes a la implementación de la justicia alternativa en Tlaxcala.

 

Con esa visión, se puso en operación efectiva el Centro Estatal de Justicia Alternativa del Poder Judicial del Estado (CEJA) mismo que está a cargo de la Mtra. Georgette Pointelín González quien con dedicación y profesionalismo lo ha posicionado como una instancia que se encuentra al servicio de la ciudadanía tlaxcalteca, que funciona de manera óptima, que impacta favorablemente en la despresurización de nuestros juzgados, en la solución de controversias de una manera distinta, más humana, y que contribuye a la pacificación social que todos anhelamos.

 

Para que la justicia alternativa funcione, es indispensable la profesionalización de los facilitadores, pues en la medida en que se capaciten y certifiquen quienes tienen en sus manos la importante tarea de asistir a las partes en un proceso de mediación, de conciliación o en juntas restaurativas, será posible que tales formas auto compositivas tengan éxito no solo para alcanzar acuerdos sino para reconstruir la relación entre los intervinientes.

 

En este rubro, el pasado 5 de abril concluyó con éxito en las instalaciones de Ciudad Judicial una etapa más del proceso continuo de capacitación y certificación de facilitadores del CEJA, con el apoyo de los poderes judiciales de Nuevo León y Tamaulipas. En dicho evento, la Presidenta del Tribunal Superior de Justicia dio a conocer que en próximos días se llevará a cabo la apertura de tres oficinas regionales del CEJA en los municipios de Calpulalpan, Tlaxco y Zacatelco, con lo que estos servicios estarán más cerca de la ciudadanía.

 

Sin duda, la justicia alternativa es un pilar que fortalece al Poder Judicial y la muestra clara de que es posible emprender acciones estratégicas para que los justiciables perciban un poder judicial cercano, confiable y eficiente.

*DR. HÉCTOR MALDONADO BONILLA.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

* Magistrado Presidente de la Sala Penal y Especializada en Administración de Justicia para Adolescentes del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Tlaxcala y Profesor del Departamento de Derecho de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).


IMPLEMENTACIÓN DE LA ORALIDAD FAMILIAR

Es sabido por la comunidad jurídica, que la reforma constitucional de 2011, cambió la forma de interpretar y aplicar la ley,  por ende obligó a los juzgadores de las entidades federativas del orden común y del orden federal a mirar con otros ojos la forma de argumentar nuestras resoluciones, siendo el eje central los Derechos Humanos, surgiendo una nueva etapa de administrar justicia.

La reforma de mérito originó que los procedimientos judiciales sufrieran una transformación en la que se tutelarán los Derechos Humanos, de ahí que se plantea la oralidad en el proceso, como la solución al problema de la expeditez en la impartición de justicia, dando paso a la reforma judicial penal cuyo punto importante es la implementación de la oralidad en los procesos dirigidos a dicha materia.    

En ese orden, se pugnó por darle otra fisonomía a la materia penal, es decir cambiar el sistema inquisitivo, por el acusatorio, el primero consiste en que esté es escrito, cerrado y con hermetismo, y el segundo es oral y con elevados niveles de transparencia, como acertadamente lo señala el Doctor Miguel Carbonell.

Bajo esa perspectiva, la oralidad penal hoy día es una realidad innegable a la cual se ajustaron los órganos de justicia del orden común, como los del ámbito federal; sin embargo, otras materias no menos importantes que la penal, como lo es la materia familiar también considero deben seguir la misma tendencia, para garantizar a los justiciables una tutela judicial efectiva.

El Derecho de Familia se encuentra en constante cambio, debiendo estar a la vanguardia para dar una respuesta adecuada a las necesidades de la sociedad, por ello es de vital importancia y trascendencia, dotar al juez de los instrumentos jurídicos precisos para que sus resoluciones sean más efectivas, pues deben llevar a cabo la obligación de proveer la eficaz e inmediata ejecución de sus sentencias.

En la actualidad, la impartición de justicia en el derecho familiar necesita de los principios fundamentales para proveer de manera pronta y expedita por parte del juzgador,  lo que no ha sucedido, dicha problemática se debe en gran medida, a que la mayor parte el procedimiento es escrito, retrasando que éste siga su curso y se pueda lograr una solución  más rápida de la controversia en cuestión.

La oralidad se sustenta en principios tales como el de legalidad, inmediación, concentración, publicidad, igualdad, suplencia del derecho.

Para lograr este objetivo se requiere que todos los sujetos que intervienen en el proceso, llámense jueces, funcionarios judiciales, fiscales, defensores, procuradores de la defensa del menor y la familia, las partes, los abogados, los peritos, los auxiliares judiciales, transiten hacia una misma meta y en forma integral esto es, hay que trabajar de manera transversal en la difusión del nuevo sistema, formando en esa línea a  los estudiantes de derecho en las universidades, a  la ciudadanía, capacitando y  actualizando a los abogados así como a todos los operadores  intervinientes del sistema.

Sí se implementa la oralidad en el Derecho de Familia traería beneficios tales como el acercamiento a la justicia de forma tangible, de manera práctica y humana.

El año pasado la Sala Civil- Familiar planteó en primer orden la necesidad de la separación del Derecho de Familia, del Derecho Civil, en nuestra Entidad Federativa, ya que las materias tienen ciertas particularidades que las distinguen, entre las que destacan que la Civil es de mayores formalismos y la Familiar es flexible, ya que permite al Juzgador incluso actuar de oficio, presentando para ello un paquete de reformas al Congreso del Estado.

Posterior a ello el Ejecutivo Federal presentó un paquete de reformas al Congreso de la Unión, denominándola “Justicia Cotidiana”, que posibilita a nivel nacional se cuente con un Código de Derecho de Familia y de Procedimientos Familiares en los que desde luego se incrusta la oralidad en los procedimientos de dicha materia.

Hay posturas encontradas por la comunidad jurídica sí es viable o no la homogeneidad de la materia familiar en todo el territorio nacional, ya que nuestro país es un mosaico cultural diverso, cierto es que aún no ha sido abordada en el Poder Legislativo Federal, llegado el momento habrá que estar pendientes de la discusión, análisis y en su caso la aprobación que se de las mismas, ya que al igual que la materia penal se requiere de un tiempo razonable para la capacitación e implementación de la oralidad familiar.

Seguramente para algunos Estados como la Ciudad de México, Yucatán, Guanajuato, Michoacán y otras, en las que ya cuentan con la oralidad familiar, no habrá mayor problema, sin embargo para los que aún no la tienen tendrán que instrumentar los mecanismos adecuados para ejecutarla, pues se debe contar con la infraestructura necesaria para ello, puesto que se tendría que  dotar de mayor presupuesto a los poderes judiciales locales para su debido cumplimiento,  no lo cree usted amable lector.

*LIC. LETICIA RAMOS CUAUTLE.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

* Magistrada Integrante de la Sala Civil-Familiar del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Tlaxcala.


LA JUDICATURA Y LA PERSPECTIVA DE GÉNERO

A propósito del mes en el que se conmemora el Día Internacional de la Mujer, compartimos con ustedes estimados lectores  un reto que tenemos las judicaturas del país y en el que trabajamos arduamente, que es hacer efectiva la igualdad.

El  Poder Judicial como encargado de resolver los conflictos en las materias de su competencia, decide  pronunciando sentencias y resoluciones,  estas decisiones judiciales deben estar emitidas en estricto apego a la norma, respetando los derechos humanos, bajo un debido procedimiento y en el caso de la justicia alternativa  autorizando convenios. Hoy además, debe velar por que en algunos casos se incorpore la perspectiva de género, que es una herramienta que permite al juzgador mostrar que las diferencias entre hombres y mujeres se dan, más que por su determinación biológica por las diferencias culturales asignadas a los seres humanos, contribuyendo a formar una sociedad en la que todos y todas sus integrantes tengan el mismo valor, a construir la igualdad de derechos y oportunidades.

No es un tema que busque favorecer a la mujer por el simple hecho de serlo, sino de lograr la igualdad  entre hombres y mujeres y evitar la discriminación.

Pero además de lo anterior, la propia composición del Poder Judicial de Tlaxcala, que es en más del 60% de mujeres, genera que desde el interior, desde lo administrativo se deban integrar políticas públicas judiciales que también incorporen esta perspectiva, un ejemplo de ello es el nombramiento en igualdad proporcional de hombres y mujeres, las licencias de paternidad, los programas de salud,  la capacitación en horas de trabajo que permita no estropear la convivencia familiar, el uso del lenguaje incluyente,  por mencionar algunas.

Es decir tanto en la responsabilidad  interna de administrar una institución como en la externa que consiste en brindar  el servicio público que se presta, la judicatura debe incorporar esa perspectiva de género.

Por ello estamos capacitando y profesionalizando a nuestros integrantes, recientemente egreso la primera generación de proyectistas con esta preparación, y continuaremos en el camino para hacer que nuestras juezas y jueces  utilicen todas las herramientas normativas y convencionales que tienen a su alcance para no juzgar bajo estereotipos.

El tema no debe ser ajeno para nadie, pues la realidad respecto a la discriminación por género  y a los estereotipos  adjudicados en función del sexo de origen son  desigualdades propiciadas desde la familia, la escuela, por cultura y tradición.

Además actualmente en nuestro estado tenemos el privilegio de coordinar estos esfuerzos entre los 32 tribunales de justicia del país a través de la Unidad de Derechos Humanos e Igualdad de Género de la CONATRIB y eso  significa que no podemos rezagarnos sino predicar con el ejemplo.

Afortunadamente hoy el marco normativo, sin estar del todo acabado se ha reformado estructuralmente para dejar atrás normas discriminatorias, el Plan Nacional de Desarrollo  tiene como una de sus tres estrategias transversales la Perspectiva de Género, las convenciones internacionales en la materia son muy claras, la jurisprudencia nos orienta, y existe una nueva generación que comprende que la igualdad es un derecho humano de todas y todos, de ahí que ante la enorme responsabilidad de hacer efectivo ese derecho en las determinaciones judiciales trabajamos con el ánimo de lograrlo, es por esta generación, y por las que vienen.

Desde este espacio, reconocemos  al trabajo de todas las mujeres que nos antecedieron  y que con sus  esfuerzos y batallas hicieron posible que entendamos  que  exigir esa igualdad no es algo inalcanzable sino algo natural y justo.

*LIC. ELSA CORDERO MARTÍNEZ.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

* Magistrada Presidenta del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Estado de Tlaxcala.


ESPACIO JUDICIAL

 

En este espacio difundiremos temas concernientes a la judicatura local que son del interés de todos los y las tlaxcaltecas.

Es innegable que enfrentamos una época de muchos cambios, desde lo social hasta lo tecnológico, de ahí que el quehacer  público no escapa de esta condición y requiere que las autoridades, los servidores públicos y la ciudadanía conozcan, se preparen y se adapten a dichas transformaciones.

La administración de justicia está inmersa en esta dinámica de evolución, por ello  es idóneo crear un vínculo de comunicación entre los funcionarios judiciales  y las personas,   que hoy  se hace realidad.  Aquí de forma periódica los  tomadores de decisiones y aplicadores de la norma de una manera sencilla difundiremos  aquellos temas jurídicos relevantes,  privilegiando los principios que deben caracterizarnos y sin contener expresiones o afirmaciones que  prejuzguen situaciones particulares.

Las y los juzgadores tlaxcaltecas estamos consientes del  gran desafío que afrontamos  para que la sociedad además de comprender nuestra función, pueda saber que esperar de nosotros, que exigirnos, pero también cuales son los límites de las actividades que nos son encomendadas.

Hoy mismo el Poder Judicial de Tlaxcala enfrenta ya la implementación de estos cambios y  retos,  que significan un antes y un después. Entre estos encontramos la consolidación de la nueva forma de juzgar penalmente, pues el Sistema Penal Acusatorio es vigente en toda la República Mexicana y nuestro estado requiere que el mismo logre la eficiencia para la que fue diseñado. Se da vida a la Justicia Alternativa que otorga solución amigable a los conflictos, brindando a las personas la posibilidad de evitar a juicios para lograr sus pretensiones y la reparación correspondiente. Muy pronto la Justicia Administrativa saldrá de la competencia del Poder Judicial, pues con las creaciones de los nuevos sistemas administrativos y anticorrupción existirán otro tipo de tribunales lo cual  representa el cambio en la estructura del nuestro. Pronto también será una realidad la competencia de los Poderes Judiciales  en la materia laboral, Tlaxcala no será la excepción y ya se encuentra el diseño nacional para lograr esta importante y nueva encomienda. Los temas de Justicia Cotidiana, ameritan privilegiar formas óptimas, rápidas y eficaces para tramitar esos asuntos que no son penales pero que son los frecuentes, los de   todos los días.  En Tlaxcala ya hay un Juzgado especializado  Mercantil, la oralidad ya se da en esta materia y esperamos que de forma conjunta con las y los diputados  del Estado en un futuro cercano logremos contar con la oralidad familiar y civil.  Tema notable es la nueva encomienda que tenemos los juzgadores locales respecto los controles de constitucionalidad y convencionalidad y el privilegio y respeto a los derechos fundamentales en todas nuestras actividades.

Afortunadamente en todas y cada una de estas tareas ya nos encontramos trabajando comprometidamente.

Pero  además de las nuevas encomiendas nacionales para la Judicatura  respecto nuestras competencias, no podemos omitir hacer uso de las tecnologías, encarar la producción de datos estadísticos, los cuales son exigidos de forma cada vez más especializada; la planeación estratégica en el diseño de las acciones; los nuevos estándares, por cierto cada vez más altos, en materia de Transparencia, Acceso a la Información Púbica, Protección de Datos, y lo más importante, la incorporación de la perspectiva de género, todo ello haciéndolo  sin perder de vista que el centro de todo nuestro quehacer son las personas.

Con el alto honor de ser  la Titular del Poder Judicial hoy presentamos este Espacio Judicial, en el que Magistradas, Magistrados, Consejeras, Consejero, Juezas y Jueces así como  los titulares de las áreas operativas,  compartirán temas en los que se especializan y buscan ser de utilidad para los lectores.

En un momento en el que nuestro país se encuentra constatando  que solo a través de la unidad y  el trabajo en equipo es que podremos hacer frente a las desafortunados sucesos internacionales, que resulta oportuno resaltar que las instituciones debemos tener más que claro que nuestros servicios deben otorgarse sin olvidar nuestra razón de ser.  Por eso en el Poder Judicial de Tlaxcala tenemos claro que “nuestro poder es servirte”.

*LIC. ELSA CORDERO MARTÍNEZ.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

* Magistrada Presidenta del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Estado de Tlaxcala.

¡CSS Válido!

Última actualización: 05 de junio de 2017.